Amsterdam alternativo: dormir en un barco-hotel al lado de un submarino soviético

Habíamos estado en Amsterdam por trabajo, pero esta vez nos apetecía tener tiempo para pasear por la ciudad con algo de margen. Bonitos canales, ventanas desnudas que invitan al ojo curioso a mirar dentro de las casas, bicicletas hasta decir basta, tranvías, cafeterías, un animado mercado navideño (fuimos a finales de diciembre), etc. Planeamos aprovechar todo eso al máximo, y así lo hicimos.

Pero quiero recomendar el otro lado de la Bahía de IJ: Buiksloterham.

Buscando alojamiento encontramos una opción no prevista pero que parecía apetecible: dormir en un barco. Sonaba exótico y sin duda sería del gusto de los niños, el precio era más económico que la mayoría de alojamientos del centro y tenía buenas reseñas de los clientes anteriores. El único punto en contra era que quedaba al otro lado de la bahía, pero supimos que cada pocos minutos salen ferrys gratuitos que unen la zona con la estación central de tren de Amsterdam. Si no quieres caldo, dos tazas: ¿barco-hotel + paseos constantes en ferry que te dejan en pocos minutos en el centro de la ciudad? ¡Adjudicado! Sin dudarlo, reservamos un camarote para cuatro en el Amstel Botel.

Amstel-Botel

Amstel Botel llegando en ferry

El Amstel Botel está amarrado en el muelle NSDM, a pocos metros de la parada del ferry. Entre uno y otro hay un restaurante y una cafetería, y todo el conjunto está dentro de Buiksloterham,una antigua zona industrial. Al lado del barco-hotel está amarrado el Sirius, mítico barco de Greenpeace, y enfrente a pocos metros se puede contemplar algo singular: el submarino soviético Zulu-class.

2013-12-26 16.15.41

Amsterdam | Submarino soviético

Hace años en Buiksloterham había una fábrica de aviones, astilleros, empresas petrolíferas y algunas otras industrias. Algunas de esas empresas terminaron cerrando, otras mudándose a otra parte… y en un momento dado la zona se convirtió en un lugar mayormente abandonado. Pero algunas naves seguían en pie, así que poco a poco fueron llegando artistas que ocuparon espacios y los convirtieron en estudios, hippies que hicieron de espacios destartalados su casa, bohemios inspirados por la decrepitud que parecía tornarse primavera…

Algo más tarde el ayuntamiento decidió dar un impulso a la zona instalando y convirtiendo en vivienda económica contenedores usados, de tal manera que el otrora barrio industrial pasó a ser una zona mixta en la que se puede ver un poco de todo: trabajadores que cogen el ferry para ir a trabajar al centro, artistas que trabajan en grandes espacios abiertos al lado de otros artistas, diseñadores que han instalado sus estudios en pequeños talleres, neopijos que toman café y pasteles mientras charlan de cualquier cosa o extranjeros que no esperaban encontrar un lugar como ese pero que están encantados con el hallazgo y que se alegran de haber sucumbido a los cantos de sirena del barco-hotel.

Contenedores-vivienda en Buiksloterham, Amsterdam

Buiksloterham